Aspidistra de la burguesía inglesa a la decoración de los pobres

Aspidistra: De la burguesía inglesa a la decoración de los pobres.

Pertenece a la familia Asparagaceae, su género es Aspidistra.

IMG-20150215-WA0001

Aspidistra

Nombre científico: Aspidistra elatior.

Nombre común: Aspidistra, pilistra, hojas de salón, hoja de lata, planta de hierro fundido.

Origen: Japón, Himalaya, China (concretamente en la Región de Guangxi  es donde se han registrado más especies del género Aspidistra), Taiwán, India. Se ha extendido por Europa gracias a su adaptabilidad.

Características y condiciones: Es una planta perenne, necesita sombra no tolera el sol directo. Requiere un sustrato para plantas verdes mezclado con arena gruesa o perlita ya que necesita un buen drenaje para evitar la acumulación de agua que puede provocar enfermedades. En invierno se puede regar cada 15 días y en verano cada 5. Tiene un crecimiento lento, produce una media de dos a tres hojas por año. Puede alcanzar el metro de altura. La floración suele ser en época estival, pero dura escasos días y puede no llegar a florecer o no ser vistas. Cuando la maceta se quede pequeña, es el momento para trasplantarla.

Reproducción: Mediante la división de rizomas con hojas entre primavera y verano. Antes de hacerlo es importante comprobar que las raíces estén sanas. Cuando se pongan en otra maceta sería conveniente poner un buen drenaje.

Longevidad: Es una planta muy longeva y de las más duraderas, puede aguantar 10 años e incluso leí en algunos artículos que puede durar más de 100. En mi familia aún no hemos podido comprobarlo.

Plagas y enfermedades: Cochinilla algodonosa (Planococcus citri) a causa de la sequedad ambiental. Las arañas rojas (Tetranychus urticae) proliferan en ambiente cálido y seco. También le afectan algunos hongos como la enfermedad “mancha de la hoja” (Cercospora) el cual crece en condiciones de alta temperatura y exposición solar y la Antracnosis (provocado por el hongo Colletotrichum) que pueden atacar las hojas y es frecuente en climas frescos a fríos.

Curiosidades: Está considerada una planta protectora, gracias a su follaje oxigena el ambiente, especialmente en sitios con humos.

Como decía mi abuela, las plantas son la decoración de los pobres. Esto es así porque en la posguerra para poder decorar sus casas los vecinos, familiares y amigos a través de diversas técnicas de reproducción obtenían nuevas plantas que gracias a los cuidados crecían y llenaban las casas de verde.

Buscando información sobre la aspidistra, encontré algunas páginas que citan el libro “Que no muera la aspidistra” (George Orwell, 1936), que será el próximo en mi lista de lecturas. Nunca hablo de libros que no he leído, pero en este caso haré una excepción porque me parecía curioso el simbolismo que se le da a esta planta.  Tal y como indican todas las páginas que mencionan el tema, a principios del siglo XX, la burguesía inglesa utilizaban la aspidistra para decorar sus hogares. En un principio al protagonista no le agrada la planta, pero poco a poco empieza a interesarse por ella.

Como mencionamos en la ficha técnica, es una planta que requiere muy poco cuidado, con no tenerla al sol es suficiente para que esté en perfecto estado. Por eso mi madre ha decidido ponerla tras varios intentos fallidos con distintas especies del género Ficus en uno de los lugares con condiciones más adversas de su casa, el porche con orientación al Norte, en plena ría de Pontevedra en Galicia. Pensamos que pocas plantas pueden resistir esas condiciones mejor que ella.

Aspidistras en el porche

También indicamos anteriormente que la flor dura muy poco y a veces no florece, pero esperemos que nuestra aspidistra sí lo haga y podamos actualizar la entrada con una foto, hasta entonces, continuaremos hablando de otras plantas.

Para finalizar esta entrada y ya que hemos hablado de literatura, qué mejor manera de hacerlo que con una poesía del libro Marinero en tierra de Rafael Alberti. Hoy por la mañana me la envió mi amigo Xan Do Río, apasionado de la poesía y también poeta (os dejo un enlace a su blog http://elucubrador.blogspot.com.es/)  y me pareció un buen broche final.

ILUSIÓN

I

POR el alba,
una verde aspidistra clara.

¡Si me escapara de casa
y fuera al mar por retama…!

Retama para el florero
mío, que no tiene agua;
para el altar ultramar
de mi traje marinero,
para…

¡A la playa,
por las retamas saladas!

II

AL ALBA me fui,
volví con el alba.

Vuelvo,
chorreando mar,
a mi casa.

Amargo,
sin retama.

III

¡TRAJE mío, traje mío,
nunca te podré vestir,
que al mar no me dejan ir!

Nunca me verás, ciudad,
con mi traje marinero.
Guardado está en el ropero,
ni me lo dejan probar.

Mi madre me lo ha encerrado,
para que no vaya al mar.


Bibliografía:

  • Patrick Mioulane. Jardinería de interior. Ideas y consejos para decorar la casa. 3ª edición. España. Larousse Editorial, S.L., 2011. 978-84-8016-945-5.
Anuncios

Acerca de Beatriz Cortegoso Álvarez

Soy Ingeniera Técnica Forestal, desde que estudié la carrera me interesa la fitopatología por lo que decidí estudiar un máster en Ingeniería Biotecnológica. Uno de los motivos para crear este blog, además de que la jardinería es una de mis aficiones, es para continuar con mi proceso de aprendizaje y formarme día a día.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aspidistra de la burguesía inglesa a la decoración de los pobres

  1. Xan Do Río dijo:

    Me encanta la entrada, un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s