Tulipán: De planta ornamental a la economía especulativa

Tulipán: De planta ornamental a la economía especulativa

FICHA:

Pertenece a la familia Liliaceae y su género es Tulipa. Cuenta con unas 100 especies y más de 4.000 variedades y cultivares.

Nombre científico: Tulipa sp.

Nombre común: Tulipán.

Origen: Su origen da para escribir un libro y no de botánica precisamente. Así que de modo resumido y sin entrar en mayor detalle, por la bibliografía consultada, podemos indicar que los tulipanes son originarios del Sur de la Península de Crimea (actualmente Ucrania) y durante el siglo XIII fueron introducidos en Anatolia. A finales del siglo XVI se introducen en los Países Bajos.  A lo largo de los últimos siglos, se han obtenido híbridos y variedades que se cultivan tanto en el interior como en el exterior. En la Península Ibérica el tulipán silvestre de flor amarilla (Tulipa sylvestris) se encuentra de forma espontánea.

Características y condiciones: Los tulipanes son bulbos herbáceos. Tienen hojas lanceoladas de color verde y un tallo que porta una flor con forma de campana. Hay una gran variedad de colores, pudiendo haber tulipanes con colores lisos y otros jaspeados. En cultivos de exterior, florecen de marzo a mayo sin embargo, en cultivos de interior florecen en enero y febrero. El sustrato que más le favorece es tierra arenosa o turba. Mientras están echando raíces, lo ideal es una temperatura templada para posteriormente estar en un lugar fresco y luminoso manteniendo la tierra húmeda y después regar con regularidad, pero cuidado con el exceso de humedad, ya que las plantas bulbosas sufren por humedad excesiva.

Esta entrada, la hice como consecuencia de la tala de una palmera en el jardín. Hace aproximadamente 15 años, plantamos una palmera pequeña, muy bonita, pero como sucede muchas veces, no pensamos en qué pasaría cuando creciera y ahí tuvimos un “problema”. Nos dimos cuenta que al ritmo que estaba creciendo, las ramas iban a salir del muro con el riesgo de que cualquier día pudiera caer una rama sobre alguien y causar un grave accidente. Como es una zona donde hay muchísimos temporales, decidimos que lo mejor sería talarla y la próxima vez que plantásemos un árbol, nos lo pensaríamos mejor para no tomar estas decisiones tan drásticas. Y ahora estaréis pensando que por qué os estoy hablando de una palmera, pues porque al talar la palmera, nos quedó un tocón precioso (podéis ver fotos en la entrada “Verano, disfrutando del jardín“) y ahí es donde entraron en acción Jacaranda Jardines, una empresa formada por dos profesionales que tuvieron la genial idea de plantar unos bulbos en el tocón. Y este es el resultado:

IMG-20160406-WA0013

Tulipanes en el tocón de una palmera, cortesía de Jacaranda Jardines

Reproducción: Su reproducción es asexual. Como mencionamos en el apartado anterior, son bulbos. Aproximadamente 20 días después de que aparezca la flor, justo antes de que se seque, se quita y una vez que las hojas estén secas, al mes y medio o dos meses, se desentierran los bulbos y se comprobará que hay unos bulbillos junto al principal. Se limpian bien y a poder ser, se les puede echar un fungicida para evitar los hongos. Una vez secos, se podan las raíces y se separan los bulbos, multiplicándose de este modo. Se pueden guardar en lugares secos y transpirables hasta que se vuelvan a plantar.

También se pueden reproducir por semillas, pero no es una práctica tan extendida ya que tardan más años en florecer, de 4 a 5 temporadas y requiere temperaturas de 5-8ºC.

Longevidad: Depende de la especie del tulipán. Los bulbos año tras año se van debilitando.

Plagas y enfermedades:

Entre los hongos destacan: Fusarium oxysporum (pudrición de bulbos de tulipán), Pythium ultimum (pudrición de la raíz), Botrytis tulipae (fuego de tulipán) y Botrytis cinérea (pudrición gris), Rizoctonia solani (rizoctoniasis), Sclerotinia sclerotiorum (pudrición blanca), Penicillium sp (moho verde), Rhizopus stolonifer, Aspergillus.

Bacterias: Erwinia carotovora (pudrición blanca).

Nematodos: Ditylenchus dipsaci (nemátodo del tallo).

También le pueden causar daños los caracoles, babosas y milpies, sobre todo en lugares húmedos. Los Trips son insectos que también atacan al tulipán y pueden permanecer en los bulbos durante su almacenamiento.

Hay que tener en cuenta que algunos pulgones y nematodos son portadores y vectores de enfermedades virales. Algunos virus son TBV (Tulip Breaking Virus, virus del mosaico del tulipán), TVX (Tulip Virus X). Para detectar los virus son necesarias técnicas de laboratorio. Se han detectado más de 13 virosis en el tulipán.

Los tulipanes también sufren desórdenes fisiológicos, como temperaturas inadecuadas durante el almacenaje y daño mecánico o por pesticidas. Además, pueden tener deficiencia de nutrientes como el calcio o déficit hídrico

Como recomendaciones para evitar las plagas y enfermedades podemos indicar, de modo general que hay que tener cuidado con las heridas ya que son la vía de entrada de algunos hongos, hay que seleccionar bien los bulbos antes del almacenamiento evitando los más debilitados o los que muestren algún tipo de coloración o tejido anómalo. Otro método de prevención es rotar el cultivo, alternar con otros que no sean susceptibles a las plagas o enfermedades que le afectan a los tulipanes y eliminar todos los restos vegetales en caso de que se haya presentado algún síntoma. Mantenerlos en lugares secos y quitarles bien la humedad antes de almacenarlos.

Curiosidades:

Prácticamente todos conocemos la importancia que tiene el tulipán en la economía holandesa, pero lo que no todos sabíamos es que se ha considerado como una de las primeras burbujas especulativas de la Historia. Por ello el tulipán no sólo tiene interés botánico, también lo tiene en cuanto a su historia debido a su origen, evolución y repercusión en la economía. Un profesor de historia que tuve en el instituto nos dijo una vez: “La historia hay que conocerla para no repetirla” y después de leer sobre el tulipán, esa frase cobra aún más sentido que cuando la escuché por primera vez con 17 años.

Como detalle curioso, por lo que estuve leyendo, el nombre de tulipán viene de la palabra persa “dulband”, en turco “tülbent” que significa turbante que tiene una gran similitud con la flor del tulipán.

Anuncios

Acerca de Beatriz Cortegoso Álvarez

Soy Ingeniera Técnica Forestal, desde que estudié la carrera me interesa la fitopatología por lo que decidí estudiar un máster en Ingeniería Biotecnológica. Uno de los motivos para crear este blog, además de que la jardinería es una de mis aficiones, es para continuar con mi proceso de aprendizaje y formarme día a día.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s